Carta GETEM N.º 45, mayo de 2023
Carta GETEM N.º 45, mayo de 2023
204 Descargas

La globalización en los años veinte

Los intercambios económicos mundiales han mostrado algunas tendencias preocupantes tras la recuperación de la crisis financiera. Se trata de aspectos fundamentalmente comerciales, sobre los que han incidido cuestiones como el Brexit o el conflicto comercial entre China y Estados Unidos. La pandemia y la guerra de Ucrania han empeorado las tendencias de la globalización económica de forma generalizada y la estabilidad macroeconómica en muchos países. Estos aspectos indican que el mundo ha cambiado y parece que es difícil volver a las condiciones que rigieron la economía internacional entre 1990 y 2008.

A la hora de hablar de estos fenómenos, se han difundido distintos términos. Los más generales son los de slowbalization y desglobalización. Mientras que el primero resulta más gradual y hace referencia a una ralentización de la globalización, el segundo es más extremo y apunta a una reducción de la interdependencia entre las economías nacionales. A ellos, se suman otros más específicos como son el de desacoplamiento, acuñado para señalar la sustitución de China en las cadenas de suministros de las empresas transnacionales. A todos ellos se han unido otros de reciente factura como los de reglobalización o nueva globalización. Ambos términos ponen el acento en los cambios que tienen lugar en las transnacionales y señalan la adaptación de la dinámica de las empresas internacionales a un entorno con más barreras comerciales y menos facilidades financieras.

Ante todas estas cuestiones, resulta importante plantearse cuál es la profundidad de los cambios que tienen lugar. ¿Se trata de una adaptación de las fuerzas económicas que han conducido la globalización o de un cambio de fase del crecimiento capitalista?

Palabras clave: Globalización y desglobalización

Javier Lucena Giraldo