Carta GETEM N.º 36, julio de 2022
Carta GETEM N.º 36, julio de 2022
61 Descargas

Algunas consecuencias económicas de la guerra en Ucrania

Solo habían transcurrido dos años desde que el mundo se viera sorprendido por la pandemia de COVID-19 cuando, el 24 de febrero del año actual, Rusia invadió Ucrania. Hasta ese momento las preocupaciones por la recuperación de la economía mundial se habían centrado en la superación de los cuellos de botella que impedían el correcto funcionamiento de las cadenas de suministros globales ante el dinamismo de la demanda mundial en un escenario de optimismo.

La invasión rusa del territorio ucraniano ha sido la máxima expresión del conflicto armado entre ambos países mantenido desde 2014. Si desde esta fecha la guerra se presentaba como una cuestión interna que enfrentaba a nacionalistas ucranianos y ucranianos rusos, desde el 24 de febrero se reconoce como guerra en su sentido más estricto de ruptura de la paz y enfrentamiento bélico, entre una gran potencia militar como es Rusia y un país -paradójicamente creado desde las esferas de poder ruso- que accedió a su independencia en fecha tan reciente como el 24 de agosto de 1991, tras más de tres siglos de pertenencia rusa.

José Manuel García de la Cruz